Asociación de Teatro Musical de Sevilla

Misión, Visión y Valores

La misión de ATMS está establecida en sus Estatutos: la creación, preparación, representación y difusión de obras de teatro musical.

Si bien nuestras obras de teatro musical son nuestros fines, damos la misma importancia a sus medios, al camino que tenemos que recorrer hasta la presentación a nuestro público de una de estas obras. Ese camino, sobre el sustrato del compromiso, la implicación, la dedicación y el esfuerzo, se presenta ante nosotros como una magnífica oportunidad de crecimiento artístico y personal.

Más allá de la obra de teatro está nuestro mensaje, nuestro compromiso con la difusión del género del teatro musical en particular, del teatro en general y de otras manifestaciones artísticas y culturales, tanto hacia dentro de ATMS como hacia fuera, hacia nuestro publico. Esta es nuestra contribución social.

Nuestra visión es realista, moderadamente ambiciosa pero lo suficientemente abierta para no hipotecar nuestro futuro. Hoy por hoy no aspiramos a la profesionalización del grupo, ni siquiera a su semiprofesionalización. Nos sentimos orgullosos de ser un grupo amateur, eso sí, comprometidos con ofrecer unos niveles de calidad dignos hacia nuestro público. Si bien fuimos de los primeros grupos en hacer exclusivamente teatro musical, a día de hoy proliferan las compañías amateur dedicadas (total o parcialmente a este género). A todas ellas respetamos y de todas ellas nos sentimos compañeros (de hecho, realizamos colaboraciones directas con algunas); nos alejamos de toda competitividad insana. Nuestra ambición no es convertirnos en un grupo de referencia, pero sí queremos seguir estando presentes, como mínimo, en el panorama teatral musical amateur a nivel regional. Con todo ello, primero está el esfuerzo, luego están los resultados y sobre eso construimos nuestro futuro.

En cuanto a nuestros valores, en ATMS creemos y transmitimos las siguientes ideas:

  • Respetamos al máximo las artes escénicas y a los profesionales que la componen. Ellos sí son nuestras referencias; de ellos aprendemos. Somos servidores del arte.
  • Trabajamos desde la excelencia, no desde la exigencia, sacando lo mejor de nosotros mismos a favor del grupo. Sí nos autoexigimos un mínimo de calidad. Somos mejores cada día.
  • Apostamos por el valor del trabajo frente al talento. Evidentemente somos sensibles a las aPtitudes artísticas y las ponemos en valor, pero nuestro foco de atención está en las aCtitudes personales como el compromiso, el respeto, la humildad, la disciplina, el compañerismo… Somos currantes, no estrellas. Desde esta perspectiva, todos y todas somos protagonistas.
  • Trabajamos desde la eficacia y la eficiencia. Trabajamos con calidad, no [tanto] con cantidad.
  • Fomentamos la formación. ATMS no es una escuela de teatro (aunque se aprende, y bastante). En nuestro entorno existen muchas escuelas teatrales y aconsejamos que las personas que componen el grupo “no se queden sólo con ATMS“, sino que se formen lo máximo que puedan. Incluso promovemos que se formen en lenguajes teatrales diferentes al musical. Aprendemos, dentro y fuera de ATMS.

Finalmente, sentimos orgullo de nuestro recorrido. Si aspiramos a algo es a ser un grupo cada vez más comprometido con nuestra causa, más entrenado (la técnica da la libertad), mas colaborativo (donde todos y todas aporten sus ideas desde la construcción en común, no desde la crítica negativa), más abierto (todos y todas somos ATMS) y con más confianza (en lo que hacemos y en cómo lo hacemos).