Asociación de Teatro Musical de Sevilla

El Vacie visita a ATMS

La magia del teatro ha entrado de lleno en las chabolas de tres actrices que abandonaron por un día el asentamiento donde viven, para compartir con ATMS un poco de esa magia…

El ensayo del pasado día 10 de octubre tuvo un indudable cariz especial… por varios motivos. Uno de ellos fue la visita de tres actrices muy particulares. Ellas son Rocío, Ana y Sonia, aunque quizá por su nombre no sean muy conocidas… todavía. Ellas son tres mujeres, tres actrices, tres gitanas del asentamiento chabolista de El Vacie, que se encuentran preparando actualmente el montaje de la lorquiana Casa de Bernarda Alba*, bajo la dirección de la genial Pepa Gamboa con Silvia Garzón, Marga Reyes y Jeroni Obrador en la ayudantía de dirección, y ya se están preparando para una gira que las lleve junto a otras seis compañeras por todo el país, tras su estreno el próximo día 8 de noviembre en el Centro de Investigación Teatral TNT, para el que una semana antes ya se habían agotado todas las localidades.

Después de presenciar el ensayo “atomito” divirtiéndose y riéndose como hacen en sus propios ensayos, Rocío, Ana y Sonia se atrevieron incluso a vencer su timidez mostrándonos a sus Bernarda, Amelia y Adela en un pequeño fragmento de la obra cuya preparación les ocupa todas las tardes. Y es que a pesar de haber sido y ser noticia cada día en todos los medios de comunicación locales, autonómicos y nacionales, el “miedo escénico” en teatro es mucho mayor que el que impone el piloto rojo de una cámara.
Finalmente, se despidieron con la invitación mutua por un lado al estreno de su Casa de Bernarda Alba el próximo día 8 de noviembre, y por el otro, a nuestra representación-despedida de Mucho Ruido y Pocas Nueces cuatro días después.

De esta forma, ATMS ha aportado un granito de arena más en el difícil y largo proceso de inserción social de estas mujeres, invitándolas a salir no sólo de su asentamiento, sino de su barrio, para compartir esta mágica experiencia con otro grupo, y colaborando en la lucha contra el lastre que suponen los estereotipos y los prejuicios…

… y es que como pudimos comprobar durante el ensayo, la magia del teatro puede ser indistintamente tanto paya, como gitana.

* Este montaje de la Casa de Bernarda Alba nace de una iniciativa loable de Ricardo Iniesta, director del Centro de Investigación Teatral TNT y de la Compañía Atalaya (galardonada con el Premio Nacional de Teatro 2008, y única compañía andaluza que ha conseguido este reconocimiento). Cabe resaltar que no es ésta la primera experiencia de este tipo llevada a cabo a iniciativa de Ricardo Iniesta, sino que ya el año promovió un taller de teatro con mujeres y niños del mismo asentamiento chabolista vecino, que fue coordinado por Silvia Garzón (actriz de Atalaya), con motivo de su inauguración. Para saber más, pulsa aquí.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *